Acerca de la soya

Por Jack Norris, Nutriólogo Certificado

Seguro has escuchado la controversia acerca del consumo de la soya y tienes algunas dudas, aquí te compartimos información al respecto.

Cáncer de mama

La soya contiene isoflavonas con la capacidad de unirse a los receptores de estrógeno. Hay aproximadamente 25 mg de isoflavonas en una porción de soya.

Los estudios de casos y controles sobre la soya y el cáncer de mama han sido generalmente alentadores para las personas que la consumen, ya que aproximadamente la mitad de dichos estudios la asocia con un menor riesgo de padecer este tipo de cáncer y la otra mitad no muestra efectos.

Los estudios prospectivos, que generalmente tienen un nivel de evidencia más alto que los estudios de casos y controles, también han sido muy positivos. De los seis estudios realizados en poblaciones con ingestas de soya más altas (alrededor de una a dos porciones por día es la cantidad de ingesta superior típica), el Estudio de Salud de China en Singapu(1), el Estudio de Mujeres de Shangha(2,3) y el Centro de Salud Pública de Japón(4) encontraron que una mayor ingesta de soya se asocia con un riesgo reducido. El Estudio de Cohorte Colaborativo de Japón(5) y el Estudio de Vida Útil de Japón(6) no encontraron ninguna asociación.

La Investigación Prospectiva Europea sobre el cáncer en Oxford(7) (que incluía a una gran cantidad de personas vegetarianas), tampoco encontró ninguna asociación. Con respecto a la falta de asociación en el estudio europeo, se ha especulado que para recibir los beneficios de la soya, la exposición a esta debe ocurrir durante la adolescencia cuando se están desarrollando los senos, mientras que las personas vegetarianas de occidente a menudo incluyen la soya en sus dietas en la adultez.

En cuanto a las mujeres con cáncer de mama, incluidas aquellas con tumores que crecen en respuesta al contacto con el estrógeno (conocido como receptor de estrógeno positivo), las autoras y autores del reciente estudio publicado Women’s Healthy Eating and Living Study(8) escriben lo siguiente:

“Este es nuestro tercer estudio epidemiológico que no muestra efectos adversos de los alimentos de soya en el pronóstico del cáncer de mama. Estos estudios, tomados en conjunto, varían en la composición étnica (dos de los EE.UU. y uno de China) y en el nivel y tipo de consumo de soya, proporcionan la evidencia epidemiológica necesaria para que las y los médicos ya no dejen de promover el consumo de soya en mujeres diagnosticadas con cáncer de mama”.

También te recomendamos revisar “The Bottom Line on Soy and Breast Cancer Risk” por Marji McCullough, ScD, RD de American Cancer Society.

Demencia

El estudio de envejecimiento Honolulu-Asia del 2000 relacionó a la soya con una función cognitiva más baja y contracción cerebral. Aquí hay una revisión más completa de la investigación sobre la soya y la cognición mental.

Se han realizado doce ensayos clínicos a corto plazo que duran de una semana a un año. Nueve muestran que la soya es útil(9,10,11,12,13,14,15,16,17), mientras que tres han demostrado que la soya es neutral(18,19,20).

Los estudios epidemiológicos (a diferencia de los ensayos clínicos) examinan los patrones de consumo de soya y la cognición en poblaciones específicas. Un estudio de este tipo encontró que el tempeh (un alimento de soya fermentado) se asocia con una mejor cognición(21). Tres informes de estudios epidemiológicos han asociado al tofu con una disminución de la cognición en algunos grupos(21,22,23), pero un aumento de la cognición en otro de los grupos(24) y neutral en otros(23,24). Los hallazgos perjudiciales para el tofu en los estudios epidemiológicos se deben probablemente a la confusión causada por el hecho de que las personas de estatus económico más bajo tradicionalmente han comido más tofu en las culturas asiáticas, así como el hecho de que se ha preparado algo de tofu de Indonesia utilizando formaldehído.

La investigación en su conjunto no es motivo de preocupación.

Fórmulas infantiles

La preocupación por la fórmula infantil es comprensible, ya que las y los bebés consumen soya en una gran parte de su dieta. La Academia Americana de Pediatría y el Programa Nacional de Toxicología consideran que la fórmula de soya es segura.

En el estudio más importante hasta la fecha, donde se le da seguimiento a personas adultas que fueron alimentados con fórmula de soya cuando eran bebés, proporciona la seguridad de que no hay razón para preocuparse por la función tiroidea o reproductiva(25).

El Estudio Beginnings  examina los efectos de la fórmula en el desarrollo infantil(26). Está en sus primeras etapas con los hallazgos en infantes de solo un año de edad, pero hasta la fecha no se han encontrado efectos negativos de la soya en el crecimiento, los órganos sexuales o el desarrollo neurológico en comparación con las y los niños que ingieren fórmula que incluye leche de vacas.

Algunas investigaciones muestran que es mejor elegir una fórmula de soya con ácido docosahexaenoico (DHA sus siglas en inglés), y es importante tener en cuenta que la fórmula de soya no está diseñada para bebés con nacimiento prematuro.

Características feminizantes

Respecto a la preocupación de que la soya podría causar características feminizantes en los hombres, se han realizado dos estudios de caso. En uno, un hombre que comía doce porciones al día de leche de soya desarrolló tejido mamario sensible y agrandado(27). En otro, un hombre con diabetes tipo 1 comía catorce porciones por día de alimentos de soya, en su mayoría procesados, ​​durante un año y desarrolló disfunción eréctil(28), que se normalizó al dejar la soya. Si bien no recomendaría comer tanta soya, un estudio utilizó cantidades mucho más altas de isoflavonas y no encontró problemas para la mayoría de los hombres(29).

En cuanto a la cantidad y calidad de los espermatozoides, mientras que un estudio epidemiológico expresó una menor preocupación sobre la cantidad de soya y espermatozoides(30), dos estudios clínicos no han mostrado los efectos de la soya(31,32).

Tiroides

Las isoflavonas pueden afectar los niveles de la hormona tiroidea, especialmente si alguien tiene deficiencia de yodo. Un ensayo clínico del 2011 encontró que 16 mg/día de isoflavonas en personas con hipotiroidismo leve parecía causar un aumento en la tasa de avance hacia el hipotiroidismo manifiesto(33).

Otros nueve ensayos clínicos no mostraron ningún efecto de la soya en la tiroides en comparación con el placebo en personas con tiroides supuestamente sanas(34,35,36,37,38,39,40,41,42), mientras que los cinco estudios restantes encontraron pequeños cambios, todos sin significación fisiológica(43,44,45,46,47).

Las personas sin hipotiroidismo no deberían tener problemas con la soya mientras obtengan suficiente yodo, pero hasta que sepamos más, las personas con hipotiroidismo leve deberían evitar la soya sólo por precaución.

Beneficios de la soya

Además de reducir el riesgo de cáncer de mama como se mencionó anteriormente, la soya también brinda beneficios para prevenir el cáncer de próstata, reducir el colesterol LDL y mejorar los síntomas de la menopausia.

Cuando se suma toda la investigación sobre la soya, no hay razón para pensar que dos porciones al día son perjudiciales para la mayoría de las personas, y una buena razón para pensar que la soya proporciona beneficios para la salud.

 

Referencias

1. Butler LM, Wu AH, Wang R, Koh WP, Yuan JM, Yu MC. A vegetable-fruit-soy dietary pattern protects against breast cancer among postmenopausal Singapore Chinese women. Am J Clin Nutr. 2010 Apr;91(4):1013-9.
2. Wu AH, Koh WP, Wang R, Lee HP, Yu MC (2008) Soy intake and breast cancer risk in Singapore Chinese health study. Br J Cancer 99(1):196–200.
3. Lee SA, Shu XO, Li H, Yang G, Cai H, Wen W, Ji BT, Gao J, Gao YT, Zheng W. Adolescent and adult soy food intake and breast cancer risk: results from the Shanghai Women’s Health Study. Am J Clin Nutr. 2009 Jun;89(6):1920-6.
4. Yamamoto S, Sobue T, Kobayashi M, Sasaki S, Tsugane S; Japan Public Health Center-Based Prospective Study on Cancer Cardiovascular Diseases Group. Soy, isoflavones, and breast cancer risk in Japan. J Natl Cancer Inst. 2003 Jun 18;95(12):906-13.
5. Nishio K, Niwa Y, Toyoshima H, Tamakoshi K, Kondo T, Yatsuya H, Yamamoto A, Suzuki S, Tokudome S, Lin Y, Wakai K, Hamajima N, Tamakoshi A. Consumption of soy foods and the risk of breast cancer: findings from the Japan Collaborative Cohort (JACC) Study. Cancer Causes Control. 2007 Oct;18(8):801-8.
6. Key TJ, Sharp GB, Appleby PN, Beral V, Goodman MT, Soda M, Mabuchi K. Soya foods and breast cancer risk: a prospective study in Hiroshima and Nagasaki, Japan. Br J Cancer. 1999 Dec;81(7):1248-56.
7. Travis RC, Allen NE, Appleby PN, Spencer EA, Roddam AW, Key TJ. A prospective study of vegetarianism and isoflavone intake in relation to breast cancer risk in British women. Int J Cancer. 2008 Feb 1;122(3):705-10.
8. Caan BJ, Natarajan L, Parker BA, Gold EB, Thomson CA, Newman VA, Rock CL, Pu M, Al-Delaimy WK, Pierce JP. Soy Food Consumption and Breast Cancer Prognosis. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2011 Feb 25.
9. File SE, Jarrett N, Fluck E, Duffy R, Casey K, Wiseman H. Eating soya improves human memory. Psychopharmacology (Berl) 2001; 157:430-6.
10. Duffy R, Wiseman H, File SE. Improved cognitive function in postmenopausal women after 12 weeks of consumption of a soya extract containing isoflavones. Pharmacol Biochem Behav. 2003 Jun;75(3):721-9.
11. Thorp AA, Sinn N, Buckley JD, Coates AM, Howe PR. Soya isoflavone supplementation enhances spatial working memory in men. Br J Nutr. 2009 Nov;102(9):1348-54.
12. Kritz-Silverstein D, Von Mühlen D, Barrett-Connor E, Bressel MA. Isoflavones and cognitive function in older women: the Soy and Postmenopausal Health In Aging (SOPHIA) Study. Menopause. 2003 May-Jun;10(3):196-202.
13. Fournier LR, Ryan Borchers TA, Robison LM, Wiediger M, Park JS, Chew BP, McGuire MK, Sclar DA, Skaer TL, Beerman KA. The effects of soy milk and isoflavone supplements on cognitive performance in healthy, postmenopausal women. J Nutr Health Aging. 2007 Mar-Apr;11(2):155-64.
14. Islam F, Sparkes C, Roodenrys S, Astheimer L. Short-term changes in endogenous estrogen levels and consumption of soy isoflavones affect working and verbal memory in young adult females. Nutr Neurosci. 2008 Dec;11(6):251-62.
15. Celec P, Ostatnikova D, Hodosy J, Putz Z, Kúdela M. Increased one week soybean consumption affects spatial abilities but not sex hormone status in men. Int J Food Sci Nutr. 2007 Sep;58(6):424-8.
16. Ostatníková D, Celec P, Hodosy J, Hampl R, Putz Z, Kúdela M. Short-term soybean intake and its effect on steroid sex hormones and cognitive abilities. Fertil Steril. 2007 Dec;88(6):1632-6.
17. Celec P, Ostatníková D, Cagánová M, Zuchová S, Hodosy J, Putz Z, Bernadic M, Kúdela M. Endocrine and cognitive effects of short-time soybean consumption in women. Gynecol Obstet Invest. 2005;59(2):62-6.
18. Kreijkamp-Kaspers, S., Kok, L., Grobbee, D.E., de Haan, E.H.F., Aleman, A., Lampe, J.W., van der Schouw, Y.T. Effect of soy protein containing isoflavones on cognitive function, bone mineral density, and plasma lipids in postmenopausal women: A randomized controlled trial, JAMA. 2004;292:65-74.
19. Ho SC, Chan AS, Ho YP, So EK, Sham A, Zee B, Woo JL. Effects of soy isoflavone supplementation on cognitive function in Chinese postmenopausal women: a double-blind, randomized, controlled trial. Menopause. 2007 May-Jun;14(3 Pt 1):489-99.
20. Pilsáková L, Riecanský I, Ostatníková D, Jagla F. Missing evidence for the effect one-week phytoestrogen-rich diet on mental rotation in two dimensions. Neuro Endocrinol Lett. 2009 Mar;30(1):125-30.
21. Hogervorst E, Sadjimim T, Yesufu A, Kreager P, Rahardjo TB. High tofu intake is associated with worse memory in elderly Indonesian men and women. Dement Geriatr Cogn Disord. 2008;26(1):50-7. (Epub 2008 Jun 27)
22. White LR, Petrovitch H, Ross GW, Masaki K, Hardman J, Nelson J, Davis D, Markesbery W. Brain aging and midlife tofu consumption. J Am Coll Nutr. 2000 Apr;19(2):242-55.
23. Rice MM, Graves AN, McCurry SM, Larson EB. Tofu consumption and cognition in older Japanese American men and women. J Nutr 2000(Suppl):676S. (Published only as abstract)
24. Hogervorst E, Mursjid F, Priandini D, Setyawan H, Ismael RI, Bandelow S, Rahardjo TB. Borobudur revisited: Soy consumption may be associated with better recall in younger, but not in older, rural Indonesian elderly. Brain Res. 2010 Oct 28. (Epub ahead of print)
25. Strom BL, Schinnar R, Ziegler EE, Barnhart KT, Sammel MD, Macones GA, Stallings VA, Drulis JM, Nelson SE, Hanson SA. Exposure to soy-based formula in infancy and endocrinological and reproductive outcomes in young adulthood. JAMA. 2001 Aug 15;286(7):807-14.
26. Badger TM, Gilchrist JM, Pivik RT, Andres A, Shankar K, Chen JR, Ronis MJ. The health implications of soy infant formula. Am J Clin Nutr. 2009 May;89(5):1668S-1672S.
27. Martinez J, Lewi JE. An unusual case of gynecomastia associated with soy product consumption. Endocr Pract 2008;14:415–8. (Abstract)
28. Siepmann T, Roofeh J, Kiefer FW, Edelson DG. Hypogonadism and erectile dysfunction associated with soy product consumption. Nutrition. 2011 Feb 23.
29. Fischer L, Mahoney C, Jeffcoat AR, Koch MA, Thomas BE, Valentine JL, et al. Clinical characteristics and pharmacokinetics of purified soy isoflavones: multiple-dose administration to men with prostate neoplasia. Nutr Cancer 2004;48(2):160–70.
30. Chavarro JE, Toth TL, Sadio SM, Hauser R. Soy food and isoflavone intake in relation to semen quality parameters among men from an infertility clinic. Hum Reprod. 2008 Nov;23(11):2584-90.
31. Beaton LK, McVeigh BL, Dillingham BL, Lampe JW, Duncan AM. Soy protein isolates of varying isoflavone content do not adversely affect semen quality in healthy young men. Fertil Steril. 2010 Oct;94(5):1717-22.
32. Messina M, Watanabe S, Setchell KD. Report on the 8th International Symposium on the Role of Soy in Health Promotion and Chronic Disease Prevention and Treatment. J Nutr. 2009 Apr;139(4):796S-802S.
33. Sathyapalan T, Manuchehri AM, Thatcher NJ, Rigby AS, Chapman T, Kilpatrick ES, Atkin SL. The Effect of Soy Phytoestrogen Supplementation on Thyroid Status and Cardiovascular Risk Markers in Patients with Subclinical Hypothyroidism: A Randomized, Double-Blind, Crossover Study. J Clin Endocrinol Metab. 2011 Feb 16. (Epub ahead of print)
34. USDA Database for the Isoflavone Content of Selected Foods Release 2.0. 2008.
35. Bruce B, Messina M, Spiller GA. Isoflavone supplements do not affect thyroid function in iodine-replete postmenopausal women. J Med Food. 2003 Winter;6(4):309-16.
36. Tousen Y, Ezaki J, Fujii Y, Ueno T, Nishimuta M, Ishimi Y. Natural S-equol decreases bone resorption in postmenopausal, non-equol-producing Japanese women: a pilot randomized, placebo-controlled trial. Menopause. 2011 Jan 19. (Epub ahead of print)
37. Ham JO, Chapman KM, Essex-Sorlie D, Bakhit RM, Prabhudesai M, Winter L, Erdman JW, Potter S. Endocrinological response to soy protein and fiber in mildly hypercholesterolemic men. Nutr Res 1993; 13:873-884.
38. Zung A, Shachar S, Zadik Z, Kerem Z. Soy-derived isoflavones treatment in children with hypercholesterolemia: a pilot study. J Pediatr Endocrinol Metab. 2010 Jan-Feb;23(1-2):133-41.
39. Dillingham BL, McVeigh BL, Lampe JW, Duncan AM. Soy protein isolates of varied isoflavone content do not influence serum thyroid hormones in healthy young men. Thyroid. 2007 Feb;17(2):131-7.
40. Mackey R, Ekangaki A, Eden JA. The effects of soy protein in women and men with elevated plasma lipids. Biofactors. 2000;12(1-4):251-7.
41. Roughead ZK, Hunt JR, Johnson LK, Badger TM, Lykken GI. Controlled substitution of soy protein for meat protein: effects on calcium retention, bone, and cardiovascular health indices in postmenopausal women. J Clin Endocrinol Metab. 2005 Jan;90(1):181-9.
42. Lydeking-Olsen E, Beck-Jensen JE, Setchell KD, Holm-Jensen T. Soymilk or progesterone for prevention of bone loss–a 2 year randomized, placebo-controlled trial. Eur J Nutr. 2004 Aug;43(4):246-57.
43. Duncan AM, Merz BE, Xu X, Nagel TC, Phipps WR, Kurzer MS. Soy isoflavones exert modest hormonal effects in premenopausal women. J Clin Endocrinol Metab. 1999 Jan;84(1):192-7.
44. Hampl R, Ostatnikova D, Celec P, Putz Z, Lapcík O, Matucha P. Short-term effect of soy consumption on thyroid hormone levels and correlation with phytoestrogen level in healthy subjects. Endocr Regul. 2008 Jun;42(2-3):53-61.
45. Jayagopal V, Albertazzi P, Kilpatrick ES, Howarth EM, Jennings PE, Hepburn DA, Atkin SL. Beneficial effects of soy phytoestrogen intake in postmenopausal women with type 2 diabetes. Diabetes Care. 2002 Oct;25(10):1709-14.
46. Persky VW, Turyk ME, Wang L, Freels S, Chatterton R Jr, Barnes S, Erdman J Jr, Sepkovic DW, Bradlow HL, Potter S. Effect of soy protein on endogenous hormones in postmenopausal women. Am J Clin Nutr. 2002 Jan;75(1):145-53.
47. Watanabe S, Terashima K, Sato Y, Arai S, Eboshida A. Effects of isoflavone supplement on healthy women. Biofactors. 2000;12(1-4):233-41.